ARCÁNGEL URIEL

“Fuego de Dios”

Príncipe de la Luz del Conocimiento
Yo Soy, Uriel quien te protege y guía el día Domingo, mediante la Llama del Conocimiento, revelo amorosamente la Luz del Creador disolviendo la oscuridad, las sombras. Otorgando siempre el amparo y la provisión espiritual y material requeridas.

FIAT:
Arcángel Uriel, ¡Haz de mí un instrumento de la paz de Dios!
AMADO ARCÁNGEL URIEL, QUE NUESTROS PENSAMIENTOS Y DESEOS, PALABRAS, SENTIMIENTOS Y EMOCIONES, ACTITUDES Y ACCIONES, SEAN HERRAMIENTAS DE LA PAZ DE DIOS.

Color: Anaranjado (Morado y oro, salpicado de rubí)
Arcangelina: La Gracia
Reino: Vegetal
Hogar Espiritual: Montes Tatra, al sur de Cracovia, Polonia
Día: Domingo
Categoría: Ángeles de la Paz

Uriel, el Arcángel que cuida las tierras y los templos de Dios. Su misión es la de alcanzar favores a los seres humanos que pasan por etapas de duros aprendizajes en el destino. Cuida de su integridad y alivia a quienes se fatigan con el trabajo diario.

Cuando tengas una preocupación, una angustia o te encuentres ansioso e inquieto, triste o con tendencia a la desesperación y a la depresión, puedes hacer este ejercicio, mediante el cual, el arcángel Uriel y sus ángeles de la paz te ayudarán a tranquilizarte, a encontrar soluciones y paz interior.

Prepárate como para meditar. Pies descalzos, luz tenue, silencio, algo de incienso u otro aroma suave, música para relajación o meditación.

Relájate y concéntrate en tu respiración.

Visualiza la luz naranja del arcángel Uriel partiendo desde tu corazón y rodeándote. Coloca tus manos sobre tu corazón y con las palmas hacia arriba.

Respira suave y calmadamente, repite mental y suavemente:Paz aquiétate
Repítelo muchas veces, tantas como tú quieras, siempre en múltiplos de tres y visualizando la luz naranja brillante a tu alrededor y desde tu corazón.

Respira profundamente, al soltar el aire, deja que con él salgan tus preocupaciones o enojos y vayan a fundirse en la luz que te rodea, observa como se disuelven al entrar en contacto con ella.

Ahora inhala, siente como la luz entra profundamente en ti, reemplazando las cargas negativas de que te has desprendido. Repítelo varias veces.

Cuando ya te sientas en calma y en paz, retoma tu nivel de conciencia. No olvides siempre, siempre, agradecer a los ángeles que te han ayudado.

– Paz interior.
– Solución a problemas de ira y temores en general. Tranquilidad de espíritu.
– Renovación de esperanzas.
– Solución pacífica de conflictos personales, sociales, laborales o profesionales.
– Es el director de los ángeles proveedores, podemos pedirles por nuestras necesidades físicas y económicas.

La Biblia no menciona al arcángel Uriel, pero sí se le cita en otros textos judíos y cristianos. En la tradición judía, el arcángel Uriel es denominado El que trae la luz a Israel. También se le conocido como uno de los ángeles del juicio final.

Pueden llevar paz a lugares turbulentos en el mundo, y a tu hogar o lugar de trabajo, incluso a las mentes y espíritus afligidos y angustiados; son los ángeles a quienes debemos invocar en casos de tristeza, angustia, sensación de soledad, depresión y ansiedad. También en casos de iras, rabias, disgustos, pleitos o peleas con personas que son importantes para nosotros.

Son millones los ángeles de la paz, y podrían aportarnos muchísima ayuda en los conflictos internos de cada país e incluso en los internacionales, pero para ello se requiere que les llamemos y les encarguemos misiones específicas y detalladas, que se les invoque constantemente y con confianza, devoción y amor crecientes.

Si algunos líderes importantes en el mundo les invocaran y trabajaran con estos ángeles, ellos se convertirían en sus mejores ministros, embajadores y en inmejorables intermediarios.

En el hogar, en la familia y con nuestros relacionados, ellos trabajan con prontitud y eficacia, suavizan los desacuerdos y nos ayudan a deshacernos de las fuentes de conflictos.

Nos ayudarán a encontrar la raíz de nuestros problemas emocionales e intranquilidad del alma, dándonos fortaleza suficiente para desprendernos de viejas heridas y rencores acumulados, nos apoyan para superar los comportamientos destructivos, los sentimientos de impotencia, los miedos conscientes o inconscientes. Definitivamente nos pueden ayudar a mejorar nuestra calidad de vida, encontrando una gran fuente de bienestar espiritual.

Yo soy el Ángel Uriel quien te protege y guía el día domingo, con el rayo naranja, mediante la llama de la paz, armonía y visión, revelo amorosamente la luz del creador, disolviendo la oscuridad y las sombras otorgando siempre amparo, provisión espiritual y material requeridas. Te conecto con la madre tierra. (esencia Ruda).

Arcángel Uriel haz de mi un instrumento de la paz de Dios. (repetir 3 veces)

Ángel Uriel permitenos alcanzar la paz y la armonía interna que cada uno de nosotros necesitamos, Para que con ella podamos materializar nuestros sueños de prosperidad, recordando siempre la voluntad del cielo quien así lo permite, protege siempre nuestro corazón para que permanezca lleno de la gracias de Dios y podamos entender que todas las cosas suceden por su voluntad y en su tiempo que es perfecto.

ORACIÓN

En el nombre de yo soy el que soy ………. invoco al amado arcángel Uriel para que venga, venga, venga y te manifiestes, te manifiestes, te manifiestes. !Oh ángel del señor ¡ se tu el mensajero de la bendición que espero …….. trae hasta mi el amor de mi padre celestial, para que mis necesidades físicas. Para prodigarme la compasión y misericordia del señor.

Alivia en mi todo sentimiento que me aparte de la felicidad, prosperidad o sabiduría. Amado ángel Uriel brindame la paz, la visión y la provisión del cielo.

Oh ángel del señor báñame de luz, cura mi cuerpo, cura mi alma y trae hasta mi el milagro. Porque tu eres el emisario de mi Dios, tu eres su alabanza y tu compartes con enorme alegría la creación de Dios.

En esta hora recibo todos los dones del cielo y la tierra y recibo los milagros de Dios en mi vida y en la vida de tos los que me rodean. La verdad engendra verdad y Dios es verdad la paz engendra paz y Dios es paz.

El amor engendra vida y Dios es vida, señor ha creado amor para mi y a través del amor ha creado el milagro.

Amen, Amen, Amen.

Con base en las instrucciones ya descritas anteriormente, y en un estado de tranquilidad y relajación. visualiza un halo de luz anaranjada, o morada con dorado y rubí, que te rodea, visualiza esa luz partiendo desde tu corazón y extendiéndose ampliamente a tu alrededor, que todas las cosas: tu hogar, tu barrio, tu ciudad, tu país y el mundo entero se van llenando e impregnando de esta luminosidad.

Invoca desde lo más profundo de tu mente y de tu corazón al arcángel Uriel y sus ángeles de la paz, ellos vendrán prontamente en tu ayuda (en un intenso y profundo nivel de meditación podrías sentir el batir de sus alas) y pídeles por tu paz interior, por la paz y la tranquilidad de tu familia, de los habitantes de tu ciudad, de tu país y del mundo entero. Puedes solicitarles, de manera específica, por algún conflicto en especial, bien tuyo, de un ser querido o de otras personas.

Recuerda siempre visualizarte rodeada de luz anaranjada brillante.

EN NOMBRE DE LA BIEN AMADA Y PODEROSA PRESENCIA DEL PADRE,
MANIFESTACIÓN DE LA PAZ INFINITA, QUE ES SUAVE LLUVIA DE PAZ,
QUE ES RENOVACIÓN DE ESPERANZA EN LOS CORAZONES AFLIGIDOS,
QUE ES COMPRENSIÓN DONDE QUIERA QUE HAYA OÍDOS QUE ESCUCHEN
Y CORAZONES QUE ABRACEN.

SOMOS MANIFESTACIÓN DEL PENSAMIENTO DIVINO, SOMO UN LATIDO
DEL AMOR DE DIOS, SOMO PARTE DEL PODER INTERNO DEL AMOR Y
LA COMPASIÓN INFINITOS, SOMOS PARTE DE LA LLAMA DEL AMOR QUE
LO SUSTENTA TODO, SOMOS PARTE DE LA REALIZACIÓN DEL AMOR,
SOMOS PARTE DE LA PAZ DE DIOS.

Oh. Dios que con inefable providencia
te dignas enviar a tus santos ángeles para
nuestra guarda, accede a nuestros ruegos y
haz que seamos siempre defendidos por su protección
Señor, que nos confías a tus Ángeles para que
nos guarden en todos nuestros caminos, concede
propicio que por intercesión de tu glorioso Arcángel
San Uriel nos veamos libres de los peligros presentes
y asegurados contra toda adversidad.
Glorioso Arcángel San Uriel, poderoso en fortaleza
imploro tu continua custodia para alcanzar la victoria
sobre todo mal espiritual o temporal. Protector mío
concédeme la gracia que te solicito (se pide la gracia
deseada) si es conveniente para el bien de mi alma,
acompáñame y guía todos mis pasos hasta alcanzar
la vida eterna.

Amén.